BIENVENIDOS AL BLOG DE AMIGOS DEL CINE

Espero que os lo paséis bien leyendo nuestras reseñas sobre los estrenos de cine y demás artículos. Visitanos en nuestra web, AdiCine.com

domingo, 15 de febrero de 2015

KINGSMAN: SERVICIO SECRETO de Matthew Vaughn

FICHA TECNICA



Título original: Kingsman: The Secret Service
Año: 2015
Dirección: Matthew Vaughn
País: Estados Unidos y Reino Unido
Duración: 129 min.
Música: Henry Jackman y Matthew Margeson
Fotografía: George Richmond
Guión: Matthew Vaughn y Jane Goldman (Cómic: Mark Millar y Dave Gibbons)
Reparto: Colin Firth, Taron Egerton, Samuel L. Jackson, Mark Strong, Michael Caine, Jack Davenport, Corey Johnson, Velibor Topic y Samantha Womack
Distribuidora: 20th Century Fox
Productora: Marv Films, 20th Century Fox Film Corporation
Género: Acción, Pelis de Comics
Fecha de estreno: 27/02/2015

TRAILER



SINOPSIS

Los Kingsman son una sociedad ultrasecreta de espías que velan por la seguridad del mundo. Galahad (Colin Firth), un veterano agente tiene que entrenar a Gary Unwin (Taron Egerton), un joven un tanto rebelde, para pasarle el testigo en la agencia de espionaje en la que trabaja mientras tiene que pararle los pies al multimillonario Valentine (Samuel L. Jackson).

RESEÑA

La vimos hace un par de semanas pero la comentamos en esta, Kingsman Servicio Secreto, una de espías basada en un cómic. Dirige un especialista en esto de llevar a la gran pantalla historias sacadas desde las viñetas, Matthew Vaughn, que entre sus últimos trabajos realizo Kick Ass y X Men Primera Generación.

Ahora nos sumerge en una historia repleta de acción y humor, protagonizada por Colin Firth, en el que es su debut en el género de repartir galletas. Le acompañan un interesante reparto formado por el debutante Taron Egerton, Mark Strong, el veterano Michael Caine y de villano nada menos que Samuel L. Jackson. Comenzamos.


¡Marchando una ración de SPOILERS!

Arranca el filme con los acordes de la guitarra de Mark Knopfler con el Money For Nothing de los míticos Dire Straits, mientras vemos un asalto a una fortaleza en medio del desierto, mientras que esta se va cayendo a pedazos presenciamos los marchosos títulos de crédito que nos dan la bienvenida a la nueva cinta de Matthew Vaughn.


Y es que algo especial tendría que tener esta historia cuando el director de Stardust (Que la tengo pendiente de ver) decidió hacer las maletas para abandonar la saga de los X-men. Ya que se supone que Días del futuro pasado la iba a realizar él y no Brian Singer como sucedió al final (Y creo que salimos perdiendo).

El filme mezcla con bastante acierto el mundo de los espías internacionales al más puro estilo de los primeros filmes Bond (los gadgets o la guarida del villano bien podrían haber aparecido en los filmes protagonizados por Sean Connery), con el cine barriobajero que tan popular hizo Guy Ritchie a finales de los 90 con Lock and Stock o Snatch cerdos y diamantes (El personaje de Unwin podría aparecer perfectamente en una de esas), no hace falta recordar que Vaughn fue el productor de esas cintas. Para terminar con algo de Nikita (o incluso como dice el personaje de Unwin a My Fair Lady), ya que nos presentan a un joven de clase baja que será reconvertido en un súper espía. 


El director de Layer Cake sigue fiel a su estilo, de violencia salvaje tan estilizada y un humor negro que para una adaptación como esta le sienta como un traje hecho a medida (Atentos a ese montaje donde empiezan explotar cabezas al ritmo de música clásica que parece una coreografía macabra). Para ello vuelve a recurrir a su guionista habitual Jane Goldman (La Mujer de Negro) con la que nos ira presentando situaciones rocambolescas con alguna que otra sorpresa como esa misión de rescate en Argentina por parte de uno de los Kingsman donde se nos presenta al villano y a su fiel mano derecha, Gazelle, una letal adversaria con unas piernas metálicas afiladas que usa como arma.


Las escenas de acción están muy bien filmadas, como si se tratará de una montaña rusa, vale hay movimientos, giros y demás exageraciones pero a diferencia de gente como Michal Bay o Paul  Greengrass sabemos quienes disparan, por donde van los golpes y no nos marean como por ejemplo esa escena del salto en paracaídas de los aspirantes a Kingsman cargada de tensión o la locura desatada en una iglesia en Estados Unidos (Acompañada por el Free Bird de los Lynyrd Skynyrd) donde nuestro protagonista se verá vuelto en una vorágine de violencia que ya hubiéramos querido ver en Los Mercenarios 3. Sin duda de lo más bestia que se ha visto en una pantalla de cine en mucho tiempo.


En cuanto al reparto, lo más llamativo es ver a un tipo como Firth como héroe de acción en una historia como esta, donde se desenvuelve con bastante soltura y estilo, como se le puede ver en su presentación cuando tiene una pelea en un Pub.

Su némesis, interpretado por Jackson, demuestra que es una caja de sorpresa al crear a un divertido villano con aspecto de empollón, que tiene defecto a la hora de hablar (En una ocasión llega a decir "Ustedes los ingleses hablan muy raro") y que no soporta la violencia, lo cual acarreará alguna situación absurda a la par que cómica. Ver ese cara a cara dialéctico que tienen entre ambos donde este último como buen anfitrión, le sirve de cena a nuestro protagonista hamburguesas del McDonnald’s.


Taron Egerton cumple con su papel gincho de barrios bajos que tiene que convertirse en espía, al igual que Samantha Womack que hace de otra joven aspirante a ser un Kingsman que sorprendentemente no se queda en el reclamo amoroso del joven, la chica tiene sus momentos de acción aunque sin llegar a otros personajes femeninos de la filmografía de Vaughn como la Hit Girl de Kick Ass. Tampoco hay que olvidar a la secuaz de Jackson, sin duda un personaje muy llamativo.

En papeles secundarios tenemos a Mark Strong (Donde no hace de malo) como entrenador de los aspirantes a Kingsman y Michael Caine como el jefe de nuestro protagonista, sin duda todo un guiño/acierto ya que el actor en los 60 realizo varios thrillers de espías. No olvidar la pequeña participación de Mark Hamill, Luke Skywalker tiene aquí un pequeño rol de un científico.


Lo cual Kingsman se convierte en una agradable sorpresa dentro de las pelis de acción, luciendo bien los 80 millones de su presupuesto. Al encontrar un coctel de acción, estilo y humor agitado, no batido, que los cinéfilos que aficionados al género disfrutarán.
  

CURIOSIDADES

En el filme nos encontramos a dos maestros Jedi de diferentes generaciones, por un lado esta Luke Skywalker (Hamill) y por otro Mace Windu (Jackson).


Para el papel del villano, se barajaron los nombres de Leonardo DiCaprio, Tom Cruise e Idris Elba, al final recayó en Jackson. Este se le ocurrió para el personaje su particular forma de hablar que al principio no le gusto al director pero sin duda es uno de los aciertos del personaje.

El personaje de Gary Unwin se pensó en Aaron Taylor-Johnson que trabajo con Vaughn en Kick Ass, este rechazo la oferta por lo que se realizo un casting en el que los tres finalistas fueron Jack O’Connell, John Voyega y el elegido Taron Egerton. O’Connell fue el protagonista de Invencible de Angelina Jolie y Voyega va a aparecer en la nueva entrega de Star Wars.



Entre los miles de gadgets que usan los Kingsman nos encontramos con un zapato que lleva una hoja oculta en su puntera, un guiño a los filmes de James Bond. Es más, el personaje de Colin Firth incluso bromea comentando que incluso los zapatos llegaron a tener un teléfono, otro guiño a la televisiva Súper Agente 86.

El jefe de los Kingsman esta interpretado por Michael Caine. Recordar que el actor en los 60 interpreto al espía Harry Palmer, su look con gafas y traje recuerda bastante al uniforme de los Kingsman. Además el verdadero nombre de Galahad es Harry.


Los nombres claves de los Kingsman están basados en los caballeros del rey Arturo, el protagonista es Galahad, en el prologo aparece Lancelot y como no, el jefe de todos ellos es Arthur.

El filme esta basado en un comic de Mark Millar. Aquí un breve análisis del mismo realizado desde El Blog Del Chacal:



VEREDICTO


Kick Ass conoce a James Bond.

LO MEJOR: Sin olvidar el resto del reparto, Samuel L. Jackson pasándoselo en grande como ese megavillano nerd fuera parte de la dirección de Vaughn.

LO PEOR: La sensación de deja vu al recordar a muchas otras historias.

LA PREGUNTA: ¿Por qué nadie se atrevió a recuperar el estilo de los viejos filmes de Bond hasta que llego Matthew Vaughn?







Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...